Un libro que marcó mi vida

¿Nunca te ha pasado que, con al leer un libro, pareciera que adivinara tus pensamientos o que en cierta forma te ves reflejada o reflejado porque mucho de lo que encuentras en el libro, proyecta lo que has pensado o has querido expresar? A mí me ha pasado en diferentes ocasiones, pero muy en especial, cuando yo empezaba a trabajar en el tema del Management del hogar, y encontré un libro que planteaba el inicio de las mujeres que se habían aventurado a trabajar en empresas o instituciones con empleos que les requería mayor tiempo y lógicamente más esfuerzo, y como al ir al mundo laboral observa que hay muchas cosas que se pueden adaptar del mundo laboral a la vida personal y familiar.

“El hogar es una empresa de Chirstiane Collange”

Lo escribe una periodista francesa que ve los beneficios de la mentalidad americana que a través de revistas y libros llega a su país y apuesta por cambiar usos y costumbres del trabajo artesano, de lo hecho en casa, para adentrarse en el mundo de la productividad, visualizando lo que el mundo ahora exige, al presentar nuevas necesidades que no pueden continuar resolviendo de la misma forma, porque además cada familia es diferente y vive en continua evolución.

Beneficios de los sistemas

¡Ese planteamiento me encantó! Por que no se puede inventar todos los días el hilo negro, es necesario contar con:
• sistemas

•métodos

• formas de hacer las cosas

• hábitos

Que facilitan la vida, nos estructuran, sin llegar a volvernos a inflexibles.

Sin exagerar, como cuando Cristiane cuenta que ella llegó a sistematizar los eventos que hacía en su casa para recibir invitados y lo que hizo es que programó dos menús, listas y lugares de las compras, tiempos de preparación y elaboración de forma que todo fluía sin problemas, cada vez que tenía invitados a cenar llamaba para que le preparaban el pastel para tal fecha, pasaba por ingredientes un día, cocinaba otro y recibía con una organización maravillosa. Hasta que pasando el tiempo y después de varias cenas su marido le dijo: “los invitados son diferentes, pero yo soy el mismo, por favor ya cocina algo diferente “.

Un caso similar me lo platicó una alumna en una sesión de organización  Ella había programado algo similar, con el tiempo sus amigos antes de ir a cenar a su casa hacían apuestas de sobre si les iba a tocar el menú A o el B.

Sucesos muy divertidos, pero no podemos olvidarnos de que nuestra familia son como nuestros “clientes principales”, donde el hogar puede ser organizada con bases empresariales, no como un internado, ni una escuela militar, lo que no excluye que trabajemos en el hogar con  sistemas de organización  y una estructura que permita que la vida en familia se desarrolle con más armonía y facilidad.

La gestión preventiva y llevar un presupuesto

Esto que parece un tema como muy lógico de la administración del hogar , y evidente, resulta que en la realidad no lo es, como me ha sucedido en múltiples ocasiones, al impartir mis sesiones de clase o de conferencias, al preguntar quién de mis alumnos es economista o financiero o bien dueños de un negocio, les hago con frecuencia la pregunta de quién lleva un presupuesto, y la respuesta frecuente es que solo el del trabajo o el del negocio, y más aún no se diga cuando el perfil de los alumnos es humanista o de ámbitos artísticos, incluso sucede con algunos científicos, chefs y en ocasiones también con escritores y periodistas.

 

Con la lectura de estos temas fueron también de inspiración para el libro que escribí de Cuando el dinero nos alcance, donde en un capítulo explica cómo hacer cálculos de esas cosas que en casa se gastan como la peluquería o en el salón de peinados, pero que al final del mes también cuentan.

Plantear objetivos, tener decisiones tácticas, fomentar la participación familiar y organizar el hogar son temas que a me han inspirado y con ello por muchos años palpé lo que esta mentalidad pudo traducir en herramientas de organización de gran ayuda para solucionar día a día , los problemas domésticos al grado que se convirtió en una pasión por todo aquello que huela a organización a temas de orden siempre con la idea de ayudar a las personas que quieren que su casa no sea solo inmueble sino que tenga como objetivo en convertirla en un Hogar y que sabe que para ello es necesario de una gestión semejante a la de las empresas.

 

Este libro fue crucial en mi vida, al grado que la organización de mi casa desde entonces tiene muchos sistemas que me han facilitado la vida en las diferentes etapas de mi vida, ¿cuál es el libro que más te ha influido? ¡estaré encantada de que me lo compartas y me lo presentes!

Leave a Reply